Kraftwerk: música electrónica para todos

leccion auditiva-08Por: Andrés Díaz

Comenzó con “Planet Rock” de Afrika Bambaataa. El hit de 1982 contenía un ritmo y una melodía pegajosos que el dj y pionero del hip-hop encontró en un disco de una tienda de baratijas: era “Trans Europe Express” de Kraftwerk grabado unos años antes. A partir de ese entonces, la influencia de los alemanes se ha extendido de manera sorprendente: hoy casi toda la música no-instrumental que se escucha tiene alguna referencia a alguna melodía de alguno de sus diez álbumes de estudio.

Kraftwerk es la antítesis de una “banda” musical: en el escenario, los cuatro integrantes del grupo apenas establecen contacto con la audiencia. Es más, parecen catedráticos listos para comenzar su clase en lugar de músicos consagrados. Si eso no es suficiente, ninguno de ellos toca un instrumento real. En sus inicios en los sesentas, los de Düsseldorf empezaron a experimentar en el krautrock como principal género. Luego las calculadoras, sintetizadores y teclados de juguete recreaban los sonidos de sus álbumes. Hoy usan computadoras.

La estética industrial (Kraftwerk significa central de energía) que ha dominado al grupo durante sus cuarenta y dos años de carrera nació como respuesta al pop inglés, tan popular a principios de los setenta y dominado por solos de guitarra “à la americana”. Las nociones de melodía y armonía serían la esencia de un nuevo lenguaje musical que en el fondo iba a ser alemán.

Los primeros trabajos de la banda no son realmente melódicos y armónicos hasta “Autobahn“, que vio la luz en 1974. Los tracks estaban construidos con cajas de ritmo y sintetizadores, aunque algunos instrumentos reales aparecían de vez en cuando. En 1975, en el álbum “Radioactivity“, los instrumentos desaparecen y una nueva era comienza para la electrónica.

Los sintetizadores eran toda una novedad en la época. Universidades, estudios de grabación y centros de investigación se interesaban por la experimentación electrónica, al mismo tiempo que Tangerine Dream lanzaba álbumes repletos de sonidos ambient y Wendy Carlos ganaba Grammys con su recreación de Bach, hecha con un sintetizador Moog. Para Kraftwerk, los sonidos que las nuevas máquinas generaban se convertían en los pilares de  su carrera, y por qué no, en los pilares de la música electrónica.

A pesar de que no continúan con su formación original, hoy en día el cuarteto se mantiene activo dando conciertos alrededor del mundo. El único miembro fundador que queda de Kraftwerk Ralph Hütter, quien es amante de las bicicletas. El álbum grabado en el 2003, “Tour de France Soundtracks“, responde a la estética que se vive en la prestigiosa competencia.

Con Kraftwerk, cada álbum subsiguiente tenía una referencia a un proceso humano: “Trans-Europe Express” era sobre viajes y trenes en el primer mundo; “Computer World“, fue hecho por computadoras y sobre computadoras. En cuanto a “The Man Machine“… figúralo tú mismo.

Anuncios
Etiquetado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Anuncios